Seleccionar página

Cómo hacerse rico

Una visión realista de lo que quiere decir "riqueza" y la forma de conseguirla

Antes de empezar a escribir este post he estado mirando en Google buscando “cómo hacerse rico” para ver lo que había escrito sobre el tema y, al menos en la primera página, sólo he visto mierda que intenta venderte mierda: “10 tips para ser millonario antes de los 30” “5 formas de hacerte rico” “Los 7 secretos para ser millonario en menos de un año”…

¿Alguien sabe cómo hacerse rico?

No te voy a contar chorradas sobre cómo hacerte rico, que por otro lado puedes encontrar en mil webs llenas de tonterías. No soy rico y no tengo ni idea de cómo serlo. Este post va sobre un libro que acabo de leerme, que me ha hecho pensar, y quiero compartir.

El libro en cuestión se llama “The millionaire fastlane” (puedes verlo en Amazon haciendo clic en el título) y me ha parecido más que interesante. Sobretodo me ha hecho pensar en cosas que tenía por válida pero no había concretado tanto.

Es un libro en inglés, así que si no tienes ni papa mejor no te molestes, y cuenta el camino que deberías seguir para llegar a hacerte rico en pocos años. No te cuenta secretos ni te explica fórmulas milagrosas. Más bien divide a las personas en tres grupos y te explica el camino que sigue cada grupo y, joder!, la verdad es que acierta.

Aquí tienes un vídeo a modo de resumen:

 

 

Por si no sabes inglés, te dejo un pequeño resumen sobre el libro. E independientemente de lo largo que sea este post, digo pequeño porque en el libro se tratan los temas que resumo de forma muy amplia.

Cómo hacerse rico desde una visión americana

Lo primero que cabe resaltar es que este libro está escrito desde un punto de vista muy americano. me refiero a ese punto de vista del “sueño americano”, ese de las pelis de grandeza y lujos, aunque la verdad es que a lo que menos importancia da es a la pasta.

Pero bueno, es bastante peliculero en cuanto se pone a hablar de Lamborginis, de super casas, de viajes… Estoy seguro que hay gente allí que gana esos pastizales, pero no es la parte que me ha gustado.

Así que este artículo, más que un resumen, va a ser una versión propia del resumen, porque en realidad te voy a contar lo que he entendido y lo que me ha gustado. 100% subjetivo (como tiene que ser en una web personal).

Los tres caminos

DeMarco divide a las personas, independientemente de su nacionalidad y estatus económico, en tres grupos.
Es interesante recalcar lo de “independientemente de su nacionalidad y estatus” porque realmente los tres grupos que propone existen en cualquier parte (incluso con un poco de imaginación los puedes extrapolar a tiempos remotos, en los que el dinero no existía).

Para hacerlo algo gráfico y comprensible usa una metáfora, la de una carretera. Así puede poner a cada grupo en su correspondiente carril y es fácil hacerse una idea de la “velocidad” de su riqueza a lo largo de la vida.

    • The Sidewalk: la acera
    • The Slowlane: el carril lento
    • The Fastlane: la vía rápida

The Sidewalk: como ser rico… ¡nunca!

“The Sidewalk” o la acera, por la que van los transeúntes a pie, es la parte de población que nunca tendrá dinero.
DeMarco está claramente en contra de la vida desde este punto de vista. Es una forma de ver la vida 100% consumista y que sólo se dedica a vivir al día y gastar, gastar y gastar.

La verdad es que me reconozco, en muchas partes de mi vida, en un montón de ejemplos que pone. Básicamente aquí se engloba la gente que trabaja, cambia su tiempo por dinero (que es lo que hacemos la gran mayoría) y gasta casi todo lo que tiene en vivir y TENER.

Sí sí, TENER en mayúsculas. Ese tener viene referido a cómo nos dejamos engatusar por cosas que no son necesarias para llegar a la RIQUEZA (veremos más adelante porqué riqueza también está en mayúsculas).
Piénsalo fríamente. ¿Necesitas la mayoría de cosas que tienes en casa? Seguro que no. Una pantalla de 50 pulgadas; un iPhone en el bolsillo; un coche fullequip; vacaciones en crucero; ropa cara; cenas en restaurantes 2 o 3 veces al mes…

Es cierto que ahora mismo, con esta mal llamada crisis, esto está en detrimento porque se ha cambiado el gasto tonto por el gasto de supervivencia, pero la esencia es la misma: tanto tienes – tanto gastas – tanto más deseas.

Lamentablemente éste es el grueso de la población y gracias a habernos criado y educado en esta forma de vivir estamos como estamos: bien jodidos.

No tenemos formación económica, la formación académica es también bastante escasa y nos dedicamos únicamente a vivir la vida como viene. Así estamos condenados a perpetuar nuestra forma de vida ad eternum.

Es interesante también el hincapié que hace sobre la educación en este punto (cosa en la que estoy más que de acuerdo -de hecho, creo que soy bastante más radical). En este sector o grupo de población, el que transita a pie por la acera de la vida, la educación acaba cuando se acaba la escolarización, ya sea básica o universitaria.

Acabas tu vida académica, empiezas a trabajar y piensas: “joder! Ahora sí que tengo pasta para comprarme lo que quiera”
En realidad acabas de meterte en un camino del que difícilmente puedes salir.

DeMarco anima a ser eternos estudiantes, a consumir cultura en cualquier forma y a dejarse los ojos leyendo y aprendiendo. Y sumo a esto la increíble facilidad para aprender casi cualquier cosa que tenemos con internet. El que no aprende es porque realmente no quiere (sí, habrá excepciones, pero muy contadas).

Caminar en tu vida por la acera (the sidewalk) nos condena a un camino con un único sentido en el cual no vas a conseguir nunca ningún tipo de riqueza total (lo explico más adelante). Es un camino de conformistas sin otra ambición más allá de la supervivencia y el materialismo, aunque puedes ponerle todos los matices que quieras. Creo que sólo un cambio profundo de actitud y una voluntad férrea pueden hacernos salir de esta acera.

Cómo ser rico yendo en un turismo: la vía lenta (The Slowlane)

En este punto se centra en la gente que tiene dinero, la clase media tradicional. Él pone énfasis en el salario para mostrar cuánto se tardaría en ahorrar un millón de dólares con un salario de entre 40 y 60.000€ al año (en realidad son dólares y basa sus estimaciones en estudios demográficos y económicos oficiales de EEUU). Lo bueno está en que, pese al pastón que supone ganar 30 o 40.000€ al año tardarías 25-30 años en ganar un millón, contando con que guardas todo lo que ganas. Y según el gasto medio de la gente que gana esos sueldos (al menos en EEUU) tardarías más de 500 años en ahorrar un millón limpio.

Puede parecer una barbaridad pero piensa que la vía lenta, la “Slowlane” es una especie de extensión de la acera (Sidewalk). La gente que camina por la acera vive al día y en cuanto junta unos cuantos euros compra algo nuevo o lo gasta en unas vacaciones.

En la vía lenta la cantidad que se gana es mayor. Se trata de la típica clase media que, no es que sepa cómo ganar dinero, es que tiene estudios o ha conseguido un puesto de trabajo bueno, son autónomos o han montado una pequeña empresa que dirigen.

Esta gente no tiene problemas de dinero, no vive al día y ahorra parte de lo que gana. Pero precisamente por moverse en otro estatus aspiran al mismo materialismo que en la acera y siguen cambiando su tiempo por dinero.

Tienen más seguridad, si. No van a preocuparse de cómo conseguir dinero. No se van a quedar tirado cuando se compren un mercedes, ni les va a faltar un fin de semana sin restaurante, pero van a estar toda su vida cambiando tiempo por pasta y van a disfrutar de sus ingresos, de su riqueza, cuando se jubilen, con 70 años, muchos achaques y poco tiempo restante.

No me entiendas mal, durante mucho tiempo es a lo que aspiraba yo mismo. Es lo que nos han enseñado desde críos, tanto social como familiarmente. Gana 10, ahorra 3, 5 para gastos y 2 para disfrutar.

La perspectiva de pasar la vida cambiando 8 o 10 horas al día por un sueldo me aterra, la verdad. Y cuanto mayor me hago menos entiendo que estemos dispuestos a esto.

Sí, vale, es así como funciona la vida que nos ha tocado y, la verdad, parece que no hay manera de escapar. Pero me niego a pensar que tengo que estar toda la vida regalando más tiempo a cualquiera que a mi propia familia.

Lo único que de verdad tienes en la vida es el amor y el tiempo. El amor no se puede medir ni pesar. Lo necesitamos y vivimos de ello. Nos nutre y hace nuestra vida única y rica.

El tiempo debería ser igual de importante que el amor. Una persona que trabaje 8 horas al día y pierda de media, además, una hora en transporte (ida y vuelta) pasa 9 horas de su vida en el trabajo.

Echemos cuentas. 48 semanas al año a 5 días por semana y 9 horas por día. En total son 21.600 horas, entre 24h que tiene un día son 90 días de un año sólo para trabajar. Una cuarta parte completa de cada año la cambias por el dinero justo para tener una casa y sus gastos, comer y permitirte lujos como una tele, un coche mejor y unas vacaciones.

De cada 4 años de tu vida has regalado uno a cambio de casi nada. ¿Te parece poco aún?

OK. Cuando lleves 40 años trabajando, 10 de ellos los habrás perdido en el trabajo. ¿Te parecen poco 10 años?

En esos 10 años has podido aprender muchísimas veces otros caminos para saber cómo hacerse millonario.

Sí, vale. Ahora está pensando que todo esto que te cuento es una gilipollez. Si fuera tan fácil hacerse rico todos lo seríamos. Eso cierto y hacerse rico no creo que sea nada fácil, pero merece la pena el planteamiento y el cambio de actitud porque, imagina que pasa si cambias esos 10 años durante toda tu vida por 10 años ahora, trabajando por conseguir hacerte rico y vivir los otros 30 disfrutando de la vida. Ahí es donde Demarco nos presenta The Fastlane, la vía rápida.

Cómo volverse rico por la vía rápida (The Fastlane)

No te equivoques con lo de vía rápida. Que alguien quisiera ser millonario por un cuponazo o una primitiva no entra dentro de este grupo de personas. La vía rápida es un nombre que se refiere al global, al tiempo necesario en una vida para alcanzar la riqueza de verdad, la que va más allá de la económica.

La vía rápida es la que han tomado, sabiéndolo o no, los grandes triunfadores que conoces, los que te suenan en esas historias de éxito tan peliculeras (Apple, Starbucks, Facebook, Twitter…). Sí, esa gente tiene pasta a reventar. Sí, son empresas multimillonarias. Sí, quizá es demasiada la comparación pero… ¿Crees que esas empresas salieron de la nada?

Esta gente no tuvo un día de inspiración y dijo: “Hala! he inventado esto y vale millones!”

El proceso para llegar a tener algo que ofrecer a los demás, de utilidad y que de dinero es muy muy difícil e implica un sacrificio total, algo que la mayoría no estamos dispuestos a hacer. La diferencia entre la vía rápida y las otras dos está en que el tiempo que pierdes trabajando lo pierdes ahora que puedes, ahora que estás a tope y puedes sacrificarte en cuerpo y alma y, en muy pocos años (recuerda que siendo clase media con un buen sueldo vas a perder, como muy muy poco, 10 años de tu vida en 40 años trabajando) y tener beneficios para vivir el resto de ru vida con riqueza real.

Cómo hacerse rico de verdad

La riqueza, la de verdad, va mucho más allá de tener dinero a espuertas. La riqueza de verdad, explica DeMarco, comprende tres partes: amor (amigos y familia), salud y libertad (económica). Estoy de acuerdo en los tres.

Ser rico teniendo amor

Aquí habla de los amigos y de la familia. Yo me voy a centrar directamente en la familia, que es lo que más cc me pilla.
Tengo 5 hijos, otro en camino, y los veo por las tardes y la mayoría de días para comer. Yo tengo suerte y puedo darles de comer casi cada día pero la mayoría de personas con hijos se pierde ese rato. Aún así veo a mis hijos a ratos y fines de semana.
Sí, pasamos buenos momentos y tenemos una buena vida familiar pero no veo crecer a mis hijos día a día al lado de mi mujer. Ahora viene uno más a la familia y me voy a perder todo lo bueno.

Poder estar la mayor parte del tiempo con ellos sería la hostia.

La riqueza para una familia está en todo el tiempo que pueden pasar y crecer juntos, no en los viajes, ni en las casas de campo en verano, ni en las veces que van a Port Aventura u otros parques de atracciones. Ver crecer a tus hijos e hijas día a día; poder llevarlos y recogerlos del cole; acostarlos y levantarlos cada noche, preparar con ellos la comida…

Todo eso que todas las familias con hijos siempre deseamos, TIEMPO. Esa es la verdadera riqueza, el tiempo que disfrutas con los tuyos en vez de estar sentado en una oficina.

Hazte rico en salud

La salud es otro de los puntos clave. Si tienes salud pese a centrarte al máximo y volcarte casi hasta la obsesión en un proyecto, acabarás triunfando. Por muy volcado que estés, por mucho empeños que le pongas, tienes que tener media hora al día para salir a correr, a saltar, ir al gimnasio… Lo que sea. Pero sin salud no llega a buen puerto algo que requiere tanto esfuerzo y sacrificio como la vía rápida.
La salud implica varios factores como el ejercicio, la alimentación, dormir, el control del estrés y saber desconectar de vez en cuando.

Tienes que comer bien para que tu cuerpo esté bien y tenga la energía suficiente para el reto que afrontas. Tienes que dormir para rendir todas las horas que necesitas estar en batalla. Tienes que saber manejar el estrés de estar en la vía rápida y tienes que poder desconectar totalmente un ratito de vez en cuando.

Sin todo esto que implica una buena salud la presión que supone escoger la vía rápida te acabará bloqueando el camino.

Hazte rico también en dinero, pero entiende qué quiere decir esto

La riqueza económica, la que implica libertad, no está en la cantidad de dinero que tengas. Desde luego, estar podrido de millones te da libertad para hacer lo que quieras, pero piensa en los empresarios que siguen haciendo crecer más y mas un imperio y, con pasta a raudales, siguen trabajando como cabrones.

Esa no es la verdadera libertad. La libertad económica está relacionada con los otros dos aspectos. La libertad de la verdadera riqueza es la que te permite poder disponer de tu tiempo para tu familia, para hacer más deporte, para aprender más, para leer, para gastar tu tiempo en lo que quieras, pero para ti, no para nadie más.

Esta es la verdadera riqueza, la que te da libertad financiera para poder pasar más tiempo con los tuyos, tener mejor salud y disponer de tu vida para crecer como persona. No te hacen falta miles de millones ni casas ni coches lujosos.

Pero, ¿como es hacerse rico por la vía rápida, entonces?

La vía rápida es la más difícil y se basa en DAR.

Dar a los demás, al resto del mundo. Si no encuentras algo que dar no irás nunca por la vía rápida.

¿Dar para hacerse rico? No tiene mucho sentido. O si…

Claro que sí. Ya verás.

La idea de dar no quiere decir que repartas tu dinero a diestro y siniestro, sino que tienes que dar algo que la gente quiera o necesite. Si es una necesidad, mejor.

La vía rápida, la Fastlane que explica DeMarco, comprende encontrar aquello que puedes hacer para otras personas y quieran pagar por ello. Tienes que dejarte el pellejo en ese proyecto y hacer que sea posible. Fracasar es sólo un tropezón para aprender y volver otra vez a la vía rápida.

La idea es que generes ingresos pasivos de cualquier tipo.

¿No sabes lo que son los ingresos pasivos?

Bueno, últimamente se habla muchísimo en internet. Con la crisis todo nos hemos vuelto emprendedores y como montar algo en internet es fácil y barato estos términos se han vuelto famosetes. Pero no pienses que esto de “pasivos” viene de internet.

Ingresos pasivos viene del modo en que entran esos ingresos, sin que tú hagas prácticamente nada. Piensa en un escritor. Se pasa 2, 4 8 meses o un año haciendo un libro. Una vez está publicado el libro tiene vida propia y se venderá mientras esté en las librerías. Eso son ingresos pasivos. Si además lo convierte en digital y lo vende para tablets y móviles tendrá más ingresos pasivos aún.

Ahora piensa en una frutería. Montas un buen negocio y te deja, currando tú y llevándolo todo, 2.000€ al mes.
Puedes hacer dos cosas:

      • seguir currando y ganando 2.000€ al mes, con lo que seguirás viviendo en la vía lenta (con algo de dinero, con tu negocio y cambiando tu tiempo (mucho tiempo) por 4 perras
      • Pagarle a alguien para que te lleve la frutería y quedarte solamente con un 30-40% de esos 2.000€, con lo que tienes la oportunidad de entrar en la vía rápida

Todos sabemos lo que pasa en la primera opción: madrugas cada día vas a comprar la fruta y curras en horario de tienda de lunes a sábado.

En la segunda opción, en cambio, pasas de ganar 2.000 a 500 o 600€. ¿Te parece poco dinero por no hacer nada?
Con ese tiempo que te queda te la juegas y reproduces el negocio de la frutería en otra zona u otra ciudad (y quién dice frutería dice cualquier cosa). Si lo haces bien ese negocio también te dará un beneficio limpio sin tener que trabajar y si vuelves a reproducirlo, en 3-4 años puedes estar ganando 2 o 3 veces más que con una sola frutería sin trabajar, tan sólo dedicando unas horas a la semana a hacer visitas y mirar que todo vaya bien. Esa es la vía rápida, hacer que un negocio te de beneficios limpios sin tener que trabajar.

Si quieres otro ejemplo, piensa en un par de licenciadas en educación física. Una trabaja en varios gimnasios. Se gana bien la vida pero no para. Cada día tiene que ir a tres gimnasios a impartir diferentes clases y hace también de entrenadora personal.

La otra no ha tenido tanta suerte y cuando ha acabado la carrera ha tenido que meterse a hacer de camarera, pero no se ha acomodado. Cada día, cuando plega y después de su rutina de ejercicios diaria, en vez de irse con las amigas, con el novio o ponerse a ver la tele se ha metido en internet y se ha interesado por lo que sucede en EEUU en su campo. Nuevos métodos de entrenamiento, gente que mezcla alimentación basada en ciencia desde una perspectiva evolutiva, otras maneras de entrenar sin pasar por un gimnasio.
Con todo esto abre un bolg gratuito y empieza a subir con vergüenza algún vídeo a Youtube.
En pocos meses hay un montón de mujeres que le preguntan si hace cursos, si tiene algún programa de vídeo, algún libro… Así que, sin dejar de trabajar como camarera se pone a grabar un programa de gimnasia para hacer en casa, con su móvil y de la mejor manera que puede.
Lo vende muy barato, a sólo 20€ y para su sorpresa en un mes hace más de 500 ventas.
De golpe y porrazo le han llovido 10.000€ y se ve abrumada.

Aquí, una persona que va por la acera (Sidewalk) se iría a comprar una tele nueva, un iPhone 6 con una funda de piel, vestidos y zapatos… Una persona que va por la vía lenta (Slowlane) guardaría la mitad y con la otra mitad quizá planearía unas vacaciones merecidas.

Pero ella, tras pasar por hacienda y regularizar esos 10.000€, que se convierten en poco más de 6.000, se apunta a un curso de márqueting online al que tenía muchas ganas y contacta con un profesional del vídeo para hacer un nuevo programa más extenso. Se lo gasta todo.

Sigue trabajando de camarera y por las noches prepara su nuevo programa y dedica una hora al día al curso.

En 4 meses tiene una web mejor, más suscriptoras, ha ido vendiendo más cursos de 20€ y ya tiene listo el lanzamiento de su nuevo programa.

El resto te lo puedes imaginar, pero cuenta con que, en un par de años, esta chica sólo se dedicará a hacer lo que le de la real gana mientras vive de sus cursos, que por supuesto se venderán solos.

Esto es muy utópico, sí, pero está sucediendo ahora mismo en miles de sitios, tanto en la vida real como en internet.

La Fastlane, la vía rápida, no va de hacerse rico dando un pelotazo. Va de sacrificio y de darlo todo por un tiempo, de caerse y levantarse más fuerte aún y, sobretodo, de ganar tu libertad.

Aprender cómo hacerse rico así, no es fácil. Ni mucho menos. Es, de hecho, el camino más difícil, pero es también la mejor manera de conseguir una vida libre de verdad.

¿Qué camino vas a elegir tú para hacerte rico/a?

Si quieres un hosting bueno

alojamiento wordpress

Si quieres un hosting barato

affiliate_link

Comentarios recientes

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de mi política de cookies, pincha el enlace para mayor información. CERRAR