Seleccionar página

A la hora de tomar decisiones perdemos la razón

Ayer leí el último artículo de Marcos en Fitness Revolucionario sobre mamografías y el hecho de si son más beneficiosas que perjudiciales y, como siempre, una cosa llevó a la otra y… Hoy casi no he dormido leyendo sobre temas médicos, entrevistas en Youtube y un par de libros que he comprado para Kindle (muy muy baratos, por cierto).

Hace tiempo que, cuando sale el tema, comento con mi mujer que los humanos, como especie, somos realmente malos tomando decisiones porque nos dejamos llevar por muchas cosas, pero no por la realidad de los datos. Podríamos decir que es una ventaja evolutiva pero, en muchas ocasiones, tiene sus desventajas (sobretodo en una sociedad que vive en abundancia).

En “Las trampas del deseo” Dan Ariely (catedrático de psicología y economía conductual en EEUU) cuenta un pequeño experimento que hizo durante la celebración de típico “truco o trato” en Halloween. Preparó dos tipos de dulce para los niños que venían a pedir caramelos (me invento los pesos porque no los recuerdo):

  1. uno era una chocolatina de 215gr
  2. el otro eran dos chocolatinas que, juntas, eran 200gr de chocolate

Si te dan a elegir lo lógico es que escojas la chocolatina grande, que son 15gr más que las otras dos juntas pero, ¿adivinas qué ganó en su pequeño experimento? Sí, la mayoría de niños escogió las dos chocolatinas pequeñas, pese a que el mismo les decía que había más chocolate en la grande. De igual modo en muchos supermercados, en casi todos, nos venden una gran oferta de 2x1 o 3x2 cuando hay una marca al lado que vende un paquete familiar a mejor precio.

Se nos llenan los ojos ante la cantidad y nos ciega la avaricia. Aunque no creas que digo esto con la mirada maquivaélica que tiene la iglesia de los pecados. Estamos programados para ser avariciosos, al menos con la comida, y esta sociedad explota esa característica en todos los ámbitos de los que puede sacar rédito económico.

Bueno, todo este rollo viene a cuento de dejar claro que somos muy muy malos tomando decisiones relativas a datos que sabemos o podemos saber.

Los estudios indican que el colesterol no es causa de muertes por problemas de corazón. Sin embargo El Tricile sigue diciéndonos que un yogurt bebible te da mejor salud mientras pasan a toda velocidad unas letras al fondo de la pantalla en las que dice que la dieta sana, el deporte y hábitos saludables, con un Danacol al día, hacen bajar el temido colesterol.

Una chuche al día, junto a una dieta sana, deporte y hábitos saludables adelgaza, mejora la salud y baja el colesterol.
Una copa de vino tinto al día, junto a una dieta sana, deporte y hábitos saludables adelgaza, mejora la salud y baja el colesterol.
Una paja al día, junto a una dieta sana, deporte y hábitos saludables adelgaza, mejora la salud y baja el colesterol.
Escupir una vez al día, junto a una dieta sana, deporte y hábitos saludables adelgaza, mejora la salud y baja el colesterol.

¿Quieres que siga?

Todo esto viene a lo que comentaba al principio sobre las mamografías, pero pasa igual con el colesterol, los antibióticos, las vacunas…

La medicina es imprescindible, sí, pero también conviene tener claro que lo que dice el médico no es sagrado. Debemos tener acceso a toda la información para poder elegir y no meternos en procesos protocolarios que, en aras de prevenir algo que puede pasar o no acabe cercenando parte de nuestra vida.

El ciudadano medio no tiene que saber todo lo que sabe un médico, ni de lejos. Pero vamos, no me jodas, yo no soy tonto, tengo criterio y quiero disponer de toda la información. Ya decidiré yo qué hacer con ella.

Te pongo el caso de mi abuela. Tiene la piel de la cara mal. Ha tenido diversos cánceres que le han extirpado quirúrjicamente y cada uno es más complicado que el anterior. Es mayor y puede que en el próximo se quede.
Después de la última intervención el protocolo dictaba 30 sesiones de radioterapia que la dejaban hecha polvo. El protocolo dicta que por prevención es necesario hacer esas sesiones pero no hay garantías que el cáncer desaparezca. Ni una.

Lógicamente mi abuela dijo, a las pocas sesiones, que ni una más. Con casi 90 años cuando le empezaron la radioterapia no tiene sentido joder su calidad de vida por algo que puede que se vuelva a reproducir o puede que no y, en cualquier caso, son 90 años, no es moco de pavo.

Lo dicho. Somos pésimos tomando decisiones porque no nos fijamos en los datos. Sin esta capacidad no hubiéramos llegado hasta aquí (a ningún hombre paleolítico se le ocurriría enfrentarse a un mamut si tuviera en cuenta la diferencia de tamaño, de peso, de fuerza, de velocidad…) pero en este momento esa capacidad está pasando de virtud a defecto.

Si quieres un hosting bueno

alojamiento wordpress

Si quieres un hosting barato

affiliate_link

Comentarios recientes

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de mi política de cookies, pincha el enlace para mayor información. CERRAR